Los diferentes tipos de cerrojos

Para proteger nuestros bienes de los amigos de lo ajeno es necesario estar bien informados. Existen muchos mecanismos de seguridad y a veces es difícil saber cuál es el que más nos conviene. Los especialistas en la materia los clasifican en cinco categorías: detección anticipada, detección de intrusión, resistencia física, comunicación y protección interior.  Los cerrojos entrarían en el grupo de resistencia física, pues efectivamente constituyen una barrera que dificulta el acceso a la vivienda. Constituyen, por tanto, una de las más básicas y primordiales acciones que debemos considerar para mantener nuestro hogar a salvo.

Por ello debemos prestar suma atención a la escogencia del mecanismo que más nos conviene, pues existen diferentes tipos de cerrojos que se adecúan a cada tipo de instalación y las características particulares del inmueble que se desea proteger.

¿Qué cerrojo instalar en una vivienda?

Aunque todos los cerrojos tienen un principio básico de funcionamiento similar, que consiste en la presencia de un pasador o pasante que asegura el cierre de la puerta o ventana, en realidad, existen muchos tipos diferentes que aportan distintos niveles de seguridad. Para poder elegir el más adecuado para nuestras viviendas, es indispensable conocer bien las características de cada uno y considerar las necesidades de protección que tengamos y el uso que le daremos.

Los diferentes tipos de cerrojos

Pero antes de hablar de los criterios que debes valorar antes de instalar un cerrojo es necesario detenernos en la descripción de los diferentes tipos de dispositivos disponibles en el mercado. En términos generales, podemos distinguir los siguientes tipos de cerrojos:

Cerrojos simples

Estos son los más básicos y fáciles de instalar. Solo pueden accionarse desde un lado de la puerta, generalmente en la parte interior. Bloquean la apertura gracias a una barra o cadena que ofrece resistencia y evita que la puerta sea abierta.

Son muy populares, en gran medida gracias a su bajo coste. Pero correlativamente, su nivel de seguridad es bastante limitado. En cualquier caso, no se recomiendan para el uso en puertas  de acceso principales.

Cerrojos dobles

A diferencia de los anteriores, los cerrojos dobles permiten abrir y cerrar la puerta por ambos lados. Por ello cuentan con una llave que permite pasar o desbloquear el pestillo tanto desde el interior de la vivienda como desde el exterior. Esto quiere decir que no solo podrás activarlos cuando estés en casa, sino que también podrás dejarlos pasados cuando te ausentes de tu vivienda.

Cerrojos verticales con llave

Este tipo de cerrojos ofrece una mayor resistencia a la apertura que los modelos convencionales simples o dobles. La razón es que en lugar de un pestillo, poseen una barra que se encaja verticalmente en el marco de la puerta o en el suelo. Por este motivo es mucho más difícil forzarlos, pues el anclaje es más robusto.

Cerrojos electrónicos

Estos dispositivos carecen de llave para abrirlos, pues se bloquean y desbloquean mediante sistemas electrónicos. Existen distintos tipos de cerrojos electrónicos, que se accionan con un pin o código de acceso, una tarjeta con banda magnética e incluso un smartphone. Estos últimos utilizan aplicaciones propias o conexiones NFC o Bluetooth para funcionar. Pero no cabe duda de que los de tecnología más avanzada y que ofrecen un mayor nivel de seguridad, son los cerrojos electrónicos que utilizan características biométricas para accionarse. Esto incluye dispositivos con lectores de huella dactilar, detección del iris del ojo o reconocimiento de voz.

¿Qué debo tener en cuenta al comprar un cerrojo para mi casa?

Si decides instalar un cerrojo en la puerta de acceso principal, o en cualquier otra puerta o ventana de tu domicilio, desde tener en cuenta algunas consideraciones antes de realizar la comprar del dispositivo.

En primer lugar debes asegurarte de que la longitud del cañón del cerrojo sea la adecuada para la puerta donde lo colocarás. Para ello tendrás que tomar la medida del ancho de la puerta. Si el grosor del canto es de 50 mm o menos, debes buscar un cerrojo con un cañón de 53 mm. Si la medida de la puerta es superior, necesitarás un cerrojo con un cañón de 70 mm.

Igualmente tendrás que considerar la longitud de la barra. La medida estándar es de 13.5 cm, con un margen de 5 cm, que se utiliza para el anclaje. Sin embargo, en algunas ocasiones puede ser necesario contar con una barra más larga. En esos casos tendrás que elegir un modelo con barra extralarga. Estas suelen ser regulables, por lo que podrás adaptarla a diferentes medidas, con un máximo de 18,5 cm de largo y hasta 10 cm para el anclaje. Generalmente estos cerrojos traen la barra extralarga montada, pero dejan el pasador libre, para que puedas ajustar la longitud al tamaño que necesites.

Y aunque pudiera parecer un aspecto secundario, nunca deberíamos tener que sacrificar la estética en aras de la seguridad. Por eso es posible encontrar en el mercado cerrojos con diferentes acabados y terminaciones, para que los armonices con los otros elementos metálicos que tengas instalados. Prácticamente todos los modelos están disponibles en colores plata y oro, cromados o mate.

Finalmente, por razones de comodidad es conveniente que elijas un cerrojo de la misma marca de los bombillos que hayas instalado y verifiques si es posible igualar los dispositivos, para que funcionen con una sola llave.

¿Cuáles son los mejores cerrojos para una vivienda?

Dada la gran variedad de marcas y modelos y la importancia de considerar las características de cada instalación en particular, resulta muy osado recomendar un modelo específico. Además, como en todo, entra en juego el factor precio, pues dependiendo de cuál sea el presupuesto disponible podrás optar por un cerrojo más o menos seguro.

En cualquier caso, siempre debes optar por dispositivos de buena calidad, fabricados por firmas reconocidas que estén avaladas por una sólida trayectoria. A continuación  te presentamos una selección de cerrojos que cumplen con estas exigencias:

Cerrojo FAC 301 rp/80

Este es un cerrojo de alta seguridad, ideal para utilizarse en puertas blindadas e incrementar el nivel de protección. Muchos consideran esta combinación como una barrera infranqueable para los ladrones, aunque ya sabemos que en realidad no existe sistema que no pueda ser vulnerado, si se dispone del tiempo, los conocimientos y las herramientas precisas.

Posee una llave de seguridad de cinco puntos y un botón interior que te permitirá cerrar el mecanismo con mucha facilidad.  La barra es de acero calibrado de 18 mm de grosor.

No cabe duda que se trata de un producto con una muy buena relación calidad precio, que merece estar en la lista de los mejores cerrojos para puertas blindadas.

Cerrojo Lince 7930

Otra excelente alternativa es el cerrojo Lince 7930. Se trata de un cerrojo de alta seguridad, con protección antibumping, pues la disposición y robustez de los elementos internos resisten el ataque por percusión.

Por otra parte, el bombillo está protegido por dos tubos giratorios, elaborados en latón y acero, que impiden que pueda cogerse con la llave grifa para girar el bombillo y abrir el cerrojo. Asimismo, la forma de las clavijas y arietes le ofrece características anti-ganzúa, mientras que el diseño especial del tubo de refuerzo impiden la extracción del cilindro

La resistencia al ataque con taladro se debe a la incorporación de dos robustas placas frontales de acero que forman un sólida barrera. Además, también tiene unos fuertes pitones de acero inoxidable de 3,5 mm de diámetro, por lo que no solo es antitaladro sino también antirotura.

Con respecto al bombillo del cerrojo Lince 7930, vale decir que se acciona con una llave multipunto anticopia, pues es un sistema que funciona con tarjeta de propiedad, para evitar duplicados no autorizados por el propietario registrado. Otra característica a resaltar es la posibilidad de igualar la llave con todos los bombillos de seguridad Lince C6.

Finalmente debemos también mencionar que este cerrojo tiene un mecanismo de bloqueo interno que se activa desde el interior del inmueble, y condena el acceso con llave.

Cerrojo de seguridad FAC 946 rp-80

Si buscas un nivel superior de seguridad, es probable que el cerrojo de seguridad FAC 946 rp-80 sea la respuesta a tus problemas. Se trata de un robusto dispositivo que cuenta con pitones flotantes activos dispuestos en forma de V, que lo hacen inmune a los ataques por bumping y ganzúa. Este mecanismo es muy interesante, pues tiene un efecto de auto bloqueo, cuando detecta que está siendo forzado. Si se introduce una llave que no corresponde al bombillo, los pitos bloquearán el giro del rotor, impidiendo la apertura y bloqueando la llave dentro del rotor.

Por otra parte, también ofrece protección anti-extracción, pues cuenta con una chapa de acero en forma de U de 2mm de espesor, situada entre el bombillo y la placa de sujeción del cerrojo. Este refuerzo hace que sea prácticamente imposible vulnerar el mecanismo con una llave grifa u otra herramienta similar.

Además, el casquillo que envuelve al bombillo se ha mejorado en este modelo, pues está fabricado en una sola pieza y cubre también la parte frontal, dejando apenas libre el espacio de acceso de la llave, por lo que es muy resistente al ataque con taladro. Incluso el disco giratorio del bombillo está elaborado en acero carbonitrurado y, en caso de que se intente taladrarlo, girará sobre sí mismo, impidiendo desbloquear el mecanismo.

Igualmente tiene un cerradero solapado que evita la apertura con palanca.

Todas estas características lo convierten en uno de los cerrojos más seguros del mercado.